Nov 132010
 

 Extracto del Resumen Ejecutivo

 Autores Anja K. Franck y Andrea Spehar
Publicado por: WIDE

La migración es una parte integral del proceso actual de integración global a nivel económico, social y político. Hoy en día no hay país en el mundo que no se vea afectado por la migración. Aunque la migración hacia los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) acapara mucha atención, la migración Sur-Sur es igualmente significativa dado que una gran proporción de las personas migrantes de países en desarrollo (74 millones aproximadamente; un 47%) viven en otro países en desarrollo diferente al suyo. A nivel mundial, se estima que más de 210 millones de personas están migrando, de las cuales 105 millones son mujeres, lo que representa alrededor de la mitad del total. Existen distintas razones y causas para migrar, pero la migración laboral, impulsada por desigualdades económicas y sociales significativas, es un aspecto clave en este contexto.

El informe La migración laboral de las mujeres en el contexto de la globalización representa una introducción al importante análisis político contemporáneo sobre la influencia de la globalización en el trabajo, la movilidad y el empoderamiento de las mujeres. El informe revela que la globalización determina de forma significativa la migración laboral de las mujeres. y cómo los cambios globales en las áreas del comercio y la inversión internacional han tenido un impacto importante en la distribución geográfica y movilidad de la fuerza de trabajo dentro y entre los países. En las décadas recientes se ha producido un crecimiento vertiginoso del comercio y de la inversión internacional a nivel mundial, al tiempo que un fuerte aumento de los movimientos migratorios. Actualmente, las grandes empresas transnacionales (ETN) dirigen y controlan la producción y el comercio de bienes y servicios, así como el desarrollo tecnológico en todo el mundo. Sus actividades tienen un impacto considerable sobre las regiones, países, comunidades y pueblos de la mayor parte del mundo. Las fábricas se cierran y vuelven a abrir en nuevas regiones o países, se privatizan los recursos naturales y bienes públicos, se patenta el conocimiento tradicional, se «moderniza» la producción agrícola orientándola a la exportación, y se explota la mano de obra tanto en la economía formal como informal.

Los países crean marcos reguladores para permitir que las ETN puedan trabajar sin problemas ni barreras en todo el mundo, articulando dicho trabajo mediante un conjunto amplio de políticas multilaterales de liberalización del comercio impulsadas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) y un número creciente de acuerdos bilaterales de libre comercio. La Unión Europea (UE) representa uno de los principales actores en este proceso, dada su agresividad para abrir nuevos mercados mediante acuerdos bilaterales de comercio de diversa índole y su ambición por asegurarse el acceso a recursos naturales y bajos costes de producción.

Las mujeres, y principalmente las mujeres migrantes, se ven afectadas de diversas maneras por estos gigantescos procesos de reestructuración económica. El creciente desempleo y subempleo, la reducción de servicios sociales, el desplazamiento laboral, la pobreza y desigualdad crecientes, y la violencia contra las mujeres han originado y van a continuar ejerciendo presión para que busquen nuevas estrategias de supervivencia en el extranjero para ellas mismas y para sus familias.

Las mujeres migran por motivos de trabajo en muchos sectores. El análisis de los patrones de migración interna e intrarregional demuestra que muchas de ella encuentran trabajo en la agricultura y los sectores orientados a la exportación, donde sus sueldos, que son relativamente menores, representan una ventaja comparativa. En estos sectores, las condiciones de trabajo son a menudo de explotación y el empleo es informal y carece de seguridad. Este informe pone de manifiesto estas tendencias al tratar el tema de la migración laboral de las mujeres en los sectores orientados a la exportación, destacando que la contratación de trabajadoras (jóvenes, flexibles y baratas) es una estrategia explícita de los gobiernos y las grandes empresas en el sector de la exportación. Los sueldos bajos de las trabajadoras y las trabajadoras migrantes han sido una pieza clave del crecimiento económico y las estrategias de desarrollo orientadas a la exportación en numerosos países en desarrollo.

Millones de mujeres se ven forzadas a migrar debido a la necesidad de garantizar el sustento, la salud y la seguridad de sus familias; otras migran como medio para mejorar sus condiciones de vida, oportunidades profesionales o incrementar su libertad personal al escapar de restricciones políticas, culturales o sociales. Muchas de ella tienen en común que migran de forma autónoma y se convierten en la principal fuente de ingresos de la familia. Los elementos que determinan su migración son diversos. Sisi bien la migración provocada por un desarrollo económico desigual desempeña un papel destacado, las políticas nacionales, como las políticas de inmigración en los países de acogida o las políticas de emigración, el mercado laboral y las políticas sociales en los países de partida también determinan los patrones de migración. El nivel de autonomía de la mujeres en el país de partida o el entorno social, son factores añadidos. Además, se espera que se incremente la migración debido a la degradación medioambiental.

Lea mas aquí

AWSOM Powered